¿Debemos comernos el tocino del jamón ibérico?

¿Debemos comernos el tocino del jamón ibérico?

20 Abr 2020 - Publicado en General

El tocino del jamón equivocadamente tiene fama de ser perjudicial para la salud. Sin embargo, es esta grasa que vetea el jamón la que le da toda su esencia. Para sorpresa de muchos, el tocino es uno de los mejores productos para mantener una alimentación saludable y, por lo cual, realmente muy beneficioso para tu salud. A primeras puede sonar absurdo, pero sigue leyendo este artículo y verás qué valor nutricional se esconde detrás de la grasa que, posiblemente, hasta ahora siempre estabas quitando de tu jamón.

Qué beneficios aporta el tocino del jamón

Es verdad, que el tocino es la parte más grasosa del jamón, pero a la vez, la parte que aporta más de su aroma característico y que conlleva el sabor que nos encanta tanto del jamón. Por el contrario de lo que se considera, el tocino es un signo que indica que el cerdo ha hecho ejercicio en el medio natural y que ha sido alimentado con bellotas de la dehesa. Como resultado, la grasa contiene más de 50% de ácido oleico, por lo cual tiene un efecto regulador a la circulación sanguínea y consigue reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL). Aparte de eso transmite a nuestro cuerpo calcio, hierro, fósforo, sodio, potasio, proteínas y vitaminas B1, B6 y B12. Hay que destacar también que expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca incluso atribuyeron al tocino del jamón ibérico la capacidad de refrenar el envejecimiento e impedir procesos neurodegenerativos como el Alzheimer o el Parkinson.

Por tales motivos, retirar esta grasa del jamón implica alterar la textura, el aroma y el sabor del jamón ibérico y significa también la pérdida de gran parte nutricional del mismo. Como conclusión, siempre y cuando lo consumamos de manera moderada, en contra de lo que se suele pensar, el tocino del jamón, de hecho, favorece nuestra salud en vez de dañarla. Por lo tanto, cuando la próxima vez alguien te diga que la grasa del jamón es mala y hay que quitarla, con lo que has aprendido a través de este artículo, puedes ayudarle a abandonar esa noción.